Cheesecake de naranja

Publicado por: Naranjas con corazón En: Receta En: Comentario: 0 Visitas: 347

En nuestra sección de recetas os hemos mostrado como realizar diferentes postres, entre ellos hemos visto cómo preparar un flan de queso mascarpone y naranja, gelatina de naranja y mandarina o naranjas caramelizadas. Postres muy ricos y muy sencillos de preparar. Hoy siguiendo la misma línea prepararemos una rica tarta cheescake de naranja.

La tarta cheesecake de naranja es una receta saludable con ingredientes naturales.

Ingredientes

  • 120 gramos de mantequilla.
  • 175 gramos de galleta estilo “Galleta María”.
  • 1050 ml de zumo de naranja natural.
  • 500 gramos de queso crema estilo “Queso Philadelphia”.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 20 gramos de gelatina en polvo.

Elaboración

En primer lugar añadiremos sobre un bol de una capacidad aproximada de 30 cl, los 15 gramos de gelatina, dejándonos para más adelante los 5 gramos restantes. A continuación añadiremos zumo de naranja natural para hidratar la gelatina y removeremos para que se diluya la gelatina.

Hecho eso pasaremos a preparar la base de la tarta, para ello cogeremos un molde (según lo grande que queramos hacer la tarta tendrá que ser más o menos grande), nosotros utilizaremos un molde de 24 cm (aproximadamente) que será para 10-12 personas. Para preparar la base forraremos con papel de horno la base del molde.

Cuando ya tengamos preparada la base iremos a por el siguiente paso. Será el turno de la mantequilla, derretiremos los 250 gramos de mantequilla en el microondas. Mientras tanto, colocaremos las galleras “María” en la batidora para picarlas y que se quede prácticamente en harina. Cuando ya tengamos las galletas picadas las juntaremos con la mantequilla hasta que toda la miga de las galletas quede totalmente empapada.

Añadiremos la miga de las galletas en el molde, la pisaremos bien para que quede totalmente lisa asegurándonos cubrir todo el espacio del molde. Cuando ya esté bien esparcido, meteremos el molde en la nevera para que la galleta se endurezca.

Ahora será el turno de coger de nuevo los 15 gramos de gelatina que habíamos puesto junto con el zumo natural de naranja y calentarla al fuego, no será necesario que hierva, únicamente será calentarlo. Cuando veamos que la gelatina se ha quedado totalmente disuelta podremos apagar el fuego.

Cogeremos en un bol más grande para añadir los 500 gramos de queso, en principio nosotros recomendamos que sea un queso estilo “Philadelphia”, no obstante, lo dejamos al gusto del consumidor. Le añadiremos de nuevo zumo de naranja natural y lo batiremos con la batidora. A medida que vayamos haciendo líquido el queso iremos añadiendo más zumo, recordad que hemos comentado de utilizar 1050 gramos de zumo natural, si al principio hemos utilizado aproximadamente 250 ml. El resto de zumo que quede excepto unos 250 ml que lo guardaremos para la cobertura de la tarta lo iremos añadiendo al recipiente. Cuando ya tengamos todo el zumo, añadiremos el azúcar y la gelatina mezclando todo bien para que todos los ingredientes queden integrados.

Como ya tenemos toda la mezcla preparada, la añadiremos sobre el bol con la picadura de la galleta. Lo taparemos con papel de film y lo guardaremos en la nevera para que se cuaje la gelatina, aproximadamente sobre unas 8 – 10 horas. También meteremos en la nevera el zumo de naranja para poder añadir más tarde sobre la cobertura.

Trascurridas las 8 -10 horas, sacaremos de la nevera el bol, quitaremos el papel film y prepararemos la cobertura de la tarta, es decir, la parte de arriba. Para ello cogeremos los dos ingredientes que nos guardamos en la primera preparación, que es los 5 gramos de gelatina en polvo y el vaso de zumo de naranja natural. Verteremos sobre la gelatina un poco de zumo y lo moveremos bien con una cuchara. Lo colaremos sobre un nuevo recipiente y la pondremos a calentar al fuego, como dijimos anteriormente no será necesario que hierva. Cuando ya lo tengamos añadiremos el resto del zumo y esperaremos a que se enfríe, no será necesario meterlo en el frigorífico. Verteremos el zumo sobre la tarta cubriéndola al completo y lo volveremos a meter a la nevera.

¡Casi lo tenemos listo! 

Cuando haya trascurrido una hora y media, lo sacaremos de la nevera y ahora que ya está cuajado correctamente le quitaremos el molde de alrededor y ya tendremos lista nuestra tarta.

¿Os atrevéis hacerla? Veréis que es muy fácil y que está muy rica. Seguro que conseguís sorprender a vuestros invitados. ¡Hazla y cuéntanoslo!

Comentarios

Deje su comentario